Marcelino alucina con la pregunta de un niño valencianista: “¿Cómo has hecho el milagro?”