El cabreo de Marcel Granollers que obliga al juez de silla a intervenir para que no se encare con el rival