El acalorado discurso de Maradona que dejó alucinados a los directivos árabes