¿Qué hace? La manera más rara de perder tiempo de la historia del fútbol