La maldición del campeón: de ganar un Mundial a caer a la primera en el siguiente