La magia de Jesé, el 'bichito' está a tope y este sublime regate lo demuestra