Todo el madridismo habla de robo