El madridismo, eufórico con el bochorno del Barça en Roma