El Luis Enrique más simpático: se paró con todos los aficionados en el Estadio de la Cerámica