La complicidad y el buen ambiente de Lucas Vázquez y Piqué en el Open de Madrid