El loro de Scarponi sigue esperando al ciclista en el lugar donde falleció hace dos días