La locura y las lágrimas del comentarista de Islandia dan la vuelta al mundo… ¡qué manera de gritar!