La locura en Panamá tras conseguir el primer gol de su historia en un Mundial