Lo mejor de lo que llevamos de Mundial: golazos, paradones y el ya famoso VAR