Desde que llegó Cristiano al Madrid, no ha tenido un mes de septiembre tranquilo