Del tifo, al llamamiento de los jugadores: El madridismo se conjura para retar a la historia