Klopp y los jugadores del Liverpool se enfadaron con el Atlético por la celebración sobre el terreno de juego y las pérdidas de tiempo