Lisboa y Múnich, las dos grandes favoritas por delante del Metropolitano para ser sede de la final de la Champions