Dónde está el límite: del racismo a la homofobia, los precedentes en el fútbol español en los que no se suspendió un partido