Los Manolos, mano a mano