Se pierde un partido por donar sangre a un enfermo de leucemia y todo el estadio se levanta para ovacionarle