Las lesiones de Henry y Chigrynskiy dejan mermada la plantilla del Barcelona