Alarma en el Liverpool: Salah se marcha llorando y podría perderse la vuelta ante el Barcelona