Kemba Walker tuvo a la NBA con el corazón en un puño tras sufrir una conmoción cerebral