La lesión de Albiol se queda en un susto