Las lesiones llevan a Leo Messi al peor comienzo de temporada de la década con el Barça