Messi vuelve a los terrenos de juego tras 116 días y no consigue entenderse con Griezmann