De las lágrimas, a los abrazos más sentidos: Iniesta no pudo contener la emoción en el Metropolitano