Rodrygo no puede contener las lágrimas tras la despedida de su afición antes de ser presentado con el Real Madrid