El laberinto en la cabeza de Piqué: reivindica hablar de política pero no se decanta