El gesto con el que Kroos engañó al portero para dar dos pasos definitivos que le impidieron llegar al balón