Keylor no tira la toalla pese a saber que será portero suplente en el Real Madrid