Los jugadores del Valladolid metieron a Ronaldo en la ducha tras conseguir la permanencia