Los jugadores supervivientes reciben una increíble ovación de la afición