Los jugadores dicen ‘no’ al partido en EEUU y podrían llegar a la huelga