Los jugadores del Barça evitaron dar la cara tras la derrota ante el Valencia