Los jugadores de Real Madrid y Barça no se verán en el hotel: estarán en alas separadas