Los futbolistas, dispuestos a llegar a una huelga por los partidos en Estados Unidos