Los jugadores del Barça acabarán aceptando el ERTE pero quieren dejar en evidencia la mala gestión de Bartomeu