Los jugadores del Peterborough tuvieron que quitar la nieve de su campo para poder jugar el partido