Los gritos de los jugadores del Madrid y Getafe se escucharon en un Bernabéu con muy poco público