Todos los jugadores del Athletic de Bilbao se rapan el pelo para apoyar a Yeray