Un jugador de rugby se vuelve loco y deja incosnciente al árbitro de un puñetazo