Un jugador ecuatoriano, que no paga la manutención a su hija, finge una lesión en un partido para huir de la policía en ambulancia