Un jugador de fútbol sala brasileño le provoca una fractura en el cráneo al árbitro y es detenido por la policía militar en la pista