Un jugador brasileño sufre dos infartos entrenando y casi pierde la vida