¡Con unos nachos no se juega! Un jugador de béisbol se los tira a un aficionado y le compra otros en el restaurante del estadio