Un jugador de baloncesto pierde los papeles, propina un puñetazo en la cara a un rival y sólo le sancionan con dos partidos

Un jugador de baloncesto pierde los papeles, propina un puñetazo en la cara a un rival y sólo le sancionan con dos partidos