¡La jugada más tonta! El problema de ir con una camiseta amarillo fosforito