La jugada más esperpéntica del año llega desde la Superliga de China